Frikilandia * Publicado por
Comentarios desactivados en Cuando unas fotocopias “piratas” crearon una industria

Todo empezó aquel día fatídico de 1989 que acabó la Arale, o “El Doctor Slump” en TV3.


Hoy he leído el artículo publicado en Gurusblog titulado «Gratis: mira siempre el lado brillante de la vida». Es mut recomendable, trata de cómo los Monty Python comenzaron a publicar sus cortos en YouTube gratis y con buena calidad, y cómo gracias a ello aumentaron sus ganancias en ventas de DVD’s en cantidades industriales. Es curioso, porque hoy por la mañana me he recordado un caso no idéntico pero con resultados idénticos, y quería escribir sobre ello.

Cierto que hace pocas fechas otro blog, Mangaland.es, trató del mismo tema y fue meneado y muy comentado, pero yo lo recuerdo perfectamente porque lo viví personalmente y me afectó su desenlace. Estoy hablando de cuando a finales de los ochenta, principio de los noventa, ocurrió el furor por las fotocopias de Bola de Drac (lo siento, pero nunca podré llamarlo por su nombre original: Dragon Ball).

Todo empezó aquel día fatídico de 1989 que acabó la Arale, o “El Doctor Slump” en TV3. Me apené bastante porque era mi serie favorita en aquel momento. Incluso mis compañeros de clase se sabían la canción del inicio (opening) en su versión catalana. Así que al día siguiente, como de costumbre, me asenté en mi silla, y junto a mi familia, nos dispusimos a ver qué era aquello nuevo de “Bola de drac”. Los dibujos eran muy parecidos, puesto que son del mismo autor: Akira Toriyama, y eran también muy divertidos. Pero nada nos hacía presagiar los acontecimientos que ahora ya son historia…

Mangas, mangas y más mangas

Mangas, mangas y más mangas

En aquel entonces, me gustaba ir cada domingo al Mercat de Sant Antoni (en Barcelona) a comprar cómics americanos de superhéroes (Spider-Man, X-Men y cosas así) en inglés. Era mi forma de avanzar en el idioma que aprendía en el instituto. Además, no podía negar que me gustaban sus historias, en una época donde no eran tan masivamente conocidos como ahora. El caso es que, sin un gran revuelo al principio, comencé a notar a padres que iban con sus hijos y se intercambiaban ¡fotocopias de Bola de drac!.

Y semana tras semana eso aumentaba. Confieso que nunca me interesó demasiado el tema puesto siempre recelaba de lo que se ponía de moda, pero también tenía curiosidad. Pero mi hermano menor sí que se interesó. Y por ello tuve en la mano el material. Y de las fotocopias se pasaron a los fanzines. Entonces descubrimos que los japoneses no sólo hacían dibujos animados que llamaban “anime“, sinó que dibujaban tebeos que llamaban “manga“. Todo un descubrimiento que marcó nuestras vidas para siempre, y la de miles de otros.

Cartel del XIV Saló del Mánga en l'Hospitalet de Llobregat

Cartel del XIV Saló del Mánga en l’Hospitalet de Llobregat

Y los editores y libreros comenzaron a darse cuenta del fenómeno. Comenzaron a ir a Japón y a realizar contratos con los editores nipones. Luego, comenzaron a publicar los manga en formatos bien editados. Y así llegaron los DVD’s, las revistas, más fanzines, el Saló del Manga de Barcelona… Y nunca había suficiente. Los adolescentes comenzaron a soñar con Japón, y algunos se fueron a vivir allí, y a vestirse como sus personajes de manga favoritos en lo que descubrimos que se llamaba “cosplay“. Y el dinero fluía como el vino en una fiesta de borrachos. Y fluía, y fluía, y fluye. De unas fotocopias que hoy serían catalogadas como “piratas e ilegales” por los siempre bienpensados defensores de los derechos de autor, se ha llegado a crear una de las industrias principales que hoy por hoy sustentan el negocio del cómic en España. Si las cosas se hubieran visto como se ven hoy, y la policía hubiera hecho redadas y detenciones a los “fotocopieros” que lo hacían con ánimo de lucro, en su nivel, el fisco nunca hubiera cobrado los impuestos pertinentes por las ganancias de las empresas dedicadas a este negocio que mueve unos cuantos millones de euros al año.

Soy yo vendiendo manga

Soy yo vendiendo manga

Y para finalizar, explicar cómo marcó mi vida este fenómeno: Al igual que me compraba los comic-books americanos en inglés, comencé a aprender lo básico del japonés comprándome mangas originales, que aún conservo. Además, casi cada año visito los salones del manga que se celebran en Barcelona, tal como muestro en la sección “Frikilandia” de esta web, aunque con envidia de lo rabiosamente jóvenes que son la mayoría de sus visitantes :-P. Y, como se puede observar en la foto, aquí estoy en la parada de nuestra empresa familiar, “Aranea Interactiva“, en la Fira de la Puríssima, en Sant Boi de Llobregat, en la que no paramos de vender tomos y tomos de manga los tres días que duró la feria.

Así que para reiterar, no hay más que hablar. Los señores de la SGAE y sus acólitos que se creen tan poderosos, lo único que hacen es mear fuera de tiesto. Como sigan así, sí que se morirán de hambre, porque la industria los abandonará por dinosaurios al no saber adaptarse a los tiempos. Espero que este ejemplo, que ocurrió durante el principio de los años noventa, haya dejado claro el caso de por dónde van los tiros… y el dinero.

Lee más sobre: , , , , , , , , , , , ,

Sobre

Sorprendido y curioso por la vida humana; admiro a los creadores, inventores, los que abren nuevos caminos e intento también poner mi granito de arena. Comencé Crónicas Subterráneas en 2007, y aquí sigo al pie del cañón gracias a sus lectores. Además, escribo libros, hago vídeos, dibujo, fotografío, diseño camisetas, y todo lo que se me ocurra de forma creativa.




  • Lo más leído…

  • Principales temas tratados…