El Dr. Kissinger y sus partidarios quieren un gobierno global más amplio.


“Hillary Clinton llama amigo a Henry Kissinger, alaba su compromiso con la democracia”

Por Anthony Wile.
30 agosto 2014.

El Dr. Henry Kissinger ha escrito un artículo titulado, “Henry Kissinger sobre la Asamblea de un Nuevo Orden Mundial” publicado en The Wall Street Journal.

Es un artículo importante escrito por un hombre importante. Sobre el Dr. Kissinger, el Journal nos dice, “se desempeñó como asesor de seguridad nacional y secretario de Estado bajo los presidentes Nixon y Ford.” Y su artículo es “una adaptación de su libro ‘Orden Mundial‘” – que aparentemente se desvelará el 9 de septiembre en la editorial Penguin Press.

Realmente tienes que leer entre líneas para entender lo que está diciendo el Dr. Kissinger. Pero como alguien que conserva un inmenso prestigio con la élite del poder mundial en todo el mundo, Kissinger, probablemente, con el consentimiento de los demás, al parecer ha decidido enviar un mensaje acerca de lo que debe hacerse para aliviar la peligrosa situación actual del mundo. De todos modos, esto no es, sin duda, nada de lo que simplemente se le pasó por la cabeza en el asiento trasero de su limusina, una mañana.

He aquí algunos extractos:

Libia está en guerra civil, los ejércitos fundamentalistas están construyendo un califato autoproclamado a través de Siria e Irak y la joven democracia de Afganistán está al borde de la parálisis. A estos problemas se añaden un resurgimiento de las tensiones con Rusia y una relación con China dividida entre las promesas de cooperación y la recriminación pública.

El concepto de orden que ha apuntalado la era moderna está en crisis. La búsqueda del orden mundial durente mucho tiempo se ha definido casi exclusivamente por los conceptos de las sociedades occidentales. En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. – fortalecidos por su economía nacional y la confianza – empezó a tomar el relevo del liderazgo internacional y añadió una nueva dimensión.

Una nación fundada explícitamente en una idea de gobierno libre y representativo, los EE.UU. identificó su propio ascenso a la propagación de la libertad y la democracia, y se acredita estas fuerzas con una capacidad de alcanzar una paz justa y duradera. El enfoque tradicional europeo había visto a los pueblos y estados como inherentemente competitivos; para limitar los efectos de sus ambiciones en pugna, se basó en un equilibrio de poder y un concierto de estadistas iluminados.

La visión prevalente de los estadounidenses consideró a la gente inherentemente razonable e inclinada hacia el compromiso pacífico y el sentido común; la propagación de la democracia era, por tanto, el objetivo general del orden internacional. Los mercados libres elevarían a los individuos, enriquecería a las sociedades y substituiría la interdependencia económica de las rivalidades internacionales tradicionales. En Oriente Medio, las milicias religiosas violan las fronteras a su voluntad.

Este esfuerzo por establecer el orden mundial ha llegado en muchos aspectos a buen término. Una plétora de Estados soberanos independientes gobiernan la mayor parte del territorio en el mundo. La expansión de la democracia y la gobernanza participativa se ha convertido en una aspiración compartida si no una realidad universal; redes financieras y comunicaciones globales operan en tiempo real.

Los años entre tal vez 1948 y el cambio de siglo marcaron un breve momento en la historia humana, cuando se podía hablar de un orden mundial incipiente compuesto por un amalgama del idealismo estadounidense y los conceptos europeos tradicionales de la condición de estado y el equilibrio de poder. Pero vastas regiones del mundo nunca lo han compartido y sólo consintieron el concepto occidental de orden.

Estas reservas se están convirtiendo explícitamente, por ejemplo, en la crisis de Ucrania y el Mar del Sur de China. El orden establecido y proclamado por Occidente se sitúa en un punto de inflexión.

Kissinger está aquí indicando un problema. En resumen, él y sus partidarios creen que una especie de Pax Americana existía en el siglo 20, pero ahora la visión de lo que puede llamarse la Angloesfera – una de democracia y gobernanza participativa – está siendo desafiada en “vastas regiones del mundo que han. .. consentido sólo el concepto occidental de orden [sin compartirlo]”.

A continuación, comienza a presentar el problema de una manera más detallada. Señala que la UE se basa en el poder blando, pero que “es dudoso que las llamadas a una legitimidad separadas de un concepto de estrategia puedan sostener un orden mundial.”

Él escribe que Europa aún no cuenta con los atributos de la condición de Estado, lo que ofrece un “tentador vacío de la autoridad.”

Mientras tanto, los estados de Oriente Medio, escribe, “se han disuelto en componentes sectarios y étnicos en conflicto unos con otros.” Esto produce un fenómeno de “estados fallidos que no controlan su propio territorio.”

Y aquí se encuentra una declaración asombrosa: a Kissinger le preocupa que el choque que ahora tiene lugar, en todo el mundo, entre la economía internacional y las instituciones políticas “debilita el sentido de propósito común necesario para el orden mundial.”

Aquí es donde el verdadero punto de vista de Kissinger se convierte en rodeos aparentes. El artículo se presenta como un análisis sobrio de las dificultades geopolíticas, pero la razón de preocupación – que podemos ver ahora – tiene que ver con cómo se están dañando las aspiraciones globalistas.

Se expande sobre este tema con lo siguiente:

El sistema económico se ha convertido en global, mientras que la estructura política del mundo sigue basándose en el estado-nación. La globalización económica, en su esencia, no tiene en cuenta las fronteras nacionales. Su política exterior los afirma, incluso trata de conciliar objetivos nacionales divergentes o ideales de orden mundial.

Esta dinámica ha producido décadas de crecimiento económico sostenido puntuado por periódicas crisis financieras de intensidad aparentemente escalada: en América Latina en la década de 1980; en Asia en 1997; en Rusia en 1998; en los EE.UU. en 2001 y de nuevo a partir de 2007; en Europa después de 2010…

Así, el orden internacional se enfrenta a una paradoja: Su prosperidad depende del éxito de la globalización, pero el proceso produce una reacción política que trabaja a menudo en contra de sus aspiraciones.

Por estas razones, las fuerzas del internacionalismo están fallando, y Kissinger cree que debe haber “un mecanismo efectivo de las grandes potencias para consultar y posiblemente cooperar en las cuestiones más consecuentes.”

Admite que existen diversos foros globalistas para las consultas, pero lo que él sugiere ahora está mas concentrado en su naturaleza y poder con el fin de proporcionar una “elaboración de una estrategia de largo alcance.” Y esta estrategia de largo alcance resulta que incluye una “estructura contemporánea de reglas y normas internacionales [y que] no se limita a ser confirmada por declaraciones conjuntas, sino que debe ser fomentada como una cuestión de convicción común.”

¿Puede haber alguna duda sobre lo que dice Kissinger? Busca una “estructura de reglas y normas.” general. Está buscando, al parecer, de manera significativa una expandida gobernanza mundial.

¿Y si esta estructura no llega?

La condena por fallar no será tanto una gran guerra entre los estados (aunque en algunas regiones esto sigue siendo posible) sino una evolución en esferas de influencia identificados con determinadas estructuras internas y formas de gobierno. En sus bordes, cada esfera se vería tentada a probar su fuerza contra otras entidades consideradas ilegítimas.

Una lucha entre regiones podría ser aún más debilitante de lo que ha sido la lucha entre las nacioneso. La búsqueda contemporánea de un orden mundial requerirá una estrategia coherente para establecer un concepto de orden dentro de las distintas regiones, y relacionar estas órdenes regionales entre sí.

… El triunfo de un movimiento radical podría poner orden en una región, mientras prepararía un escenario para la agitación dentro de ella y con todos los demás. El dominio militar de una región por un país, aunque traiga la apariencia de orden, podría producir una crisis en el resto del mundo.

Si el mundo no crea un centro fuerte “afirmando la dignidad individual y la gobernanza participativa y la cooperación internacional de conformidad con las reglas acordadas,” habrán problemas emergentes, incluyendo el aumento de los conflictos políticos e incluso la guerra.

La noticia no es del todo sombría desde el punto de vista de Kissinger. Hay cosas que se pueden hacer. El final del artículo nos da algunas ideas, a pesar de que son vagas y llenas de generalidades deliberadas. Kissinger se pregunta lo que busca el “EEUU” en el siglo 21 y sugiere que el país pregunta algunas preguntas difíciles acerca de sus metas y objetivos. Luego, escribe lo siguiente:

Para los EE.UU., esto requerirá pensar en dos niveles aparentemente contradictorios. La celebración de los principios universales debe ser emparejado con el reconocimiento de la realidad de la historia, la cultura de otras regiones y puntos de vista de su seguridad. Incluso mientras se examinan las lecciones de décadas difíciles, se debe sostener la afirmación de la naturaleza excepcional de los Estados Unidos.

Éste es probablemente el párrafo crucial del artículo. La “celebración de los principios universales” seguramente implica los que están consagrados en documentos tales como la Constitución de Estados Unidos. Y escribe rotundamente que esos principios deben ser “emparejados con un reconocimiento … de historias, culturas de otras regiones y puntos de vista de su seguridad.”

Lo que Kissinger parece que está advocando es que los ciudadanos estadounidenses revisen las “leyes de la tierra” – por lo menos la Constitución – si es necesario para avanzar en la globalización integral. Los restos destrozados de los derechos que los ciudadanos estadounidenses que una vez que disfrutaron deben destrozarse aún más para dar cabida a los puntos de vista de otros países, tal vez los que han carecido de las fuertes protecciones civiles y penales previstas por la Constitución y sugeridos por la Declaración de Independencia.

En su último párrafo, Kissinger utiliza un lenguaje enrevesado para advertir que las “convicciones elevadas” no pueden ser vistas como proporcionadora de la suficiente protección a los EE.UU. y sus aliados “ante la ausencia de una estrategia geopolítica integral.”

El Dr. Kissinger y sus partidarios quieren un gobierno global más amplio. Parte del caos en el mundo de hoy es, sin duda, debido a SUS acciones y su determinación de crear o sostener guerras en las regiones conflictivas del mundo. Kissinger es poco sincero al no admitir eso. También es poco sincero al no poner en claro el remedio aparente: Reducir o eliminar partes de la Constitución (formal o no), que no “encajan” con los sistemas políticos de otras regiones.

Por último, si la historia nos muestra algo es que esta clase de reconfiguración y centralización que sugiere aquí son rara vez se llevan a cabo sin sangre o sin dolor, a pesar del carácter sanitario de la lengua.

El mundo, como Kissinger lo describe, ya está en guerra y no tengo ninguna duda de que las guerras irán a peor. Tampoco dudo de que lo que llamamos el “Partido de Wall Street” continuará durante un tiempo más, quizás varios años más, generando finalmente una terrible deflación de los activos.

Es probable que esto sea un fenómeno en todo el mundo, al igual que la guerra moderna está resueltamente internacionalizada. Queda quizás tiempo para generar una riqueza considerable en el mercado – sin duda este año y el próximo, si el mercado sobrevive este otoño. Pero en algún momento, la burbuja va a estallar. Además, la miseria económica se mezclará con una considerable violencia en todo el mundo para crear una cerveza especialmente nociva.

En este punto, los paliativos que el Dr. Kissinger está mencionando tan suavemente probablemente se presentarán en una forma mucho más insistente. Los gobernantes remontándonos a tiempos antiguos siempre han utilizado las mismas fórmulas. Hacen miserables a los ciudadanos y luego se les presentan con una autoridad centralizada, que además agravará de hecho lo que ya es intolerable.

Recopila riqueza mientras puedas. Protégete a tí mismo como sea necesario. Lee el artículo elocuente del Dr. Kissinger varias veces y absorbe el mensaje.

No es sólo un editorial, en mi opinión, sino una declaración política.

Traducido del inglés: http://www.thedailybell.com/editorials/35605/Anthony-Wile-Dr-Kissinger-on-the-New-World-Order–Editorial-or-Policy-Statement/

Lee más sobre: , , , , , , , ,

Sobre

Estamos en la red desde 2007. Nuestra misión consiste en remarcar todo aquello que se pierde en la apariencia. Difundir la información que queda bajo la superficie de los filtros de los medios oficiales. Y defender la libertad en internet. Por eso, mostramos al mundo las Crónicas Subterráneas. Puedes apoyarnos económicamente desde aquí.




  • Lo más leído…

  • Aquí no obedecemos al poder, ¿y tú?

  • Principales temas tratados…